Portal Oficial de Turismo de Ibizainfo@ibiza.travelSALA DE PRENSA

Ibiza a cuatro patas

La isla de Ibiza siempre se ha caracterizado por ser un lugar abierto y cosmopolita.

La isla de Ibiza siempre se ha caracterizado por ser un lugar abierto y cosmopolita. Una afirmación que se hace extensible no solamente a personas de todas las edades, razas, países e ideologías, sino también a sus mascotas, y más especialmente a los perros. Muchas familias desean vivir sus vacaciones o escapadas con sus acompañantes de cuatro patas y la isla blanca se convierte en un lugar ideal para disfrutar de sus paisajes, de su naturaleza, de sus bares y de sus restaurantes juntos, ya que acoge de tal forma a los cánidos que son pocas las actividades a las que no pueden sumarse.

Hoteles como Ocean Drive u OD Talamanca, en plena playa de Talamanca y dentro del municipio de Ibiza, así como La Ventana, La Torre del Canónigo o el Mirador de Dalt Vila, en su ciudad amurallada, están inscritos en la lista oficial de alojamientos que aceptan perros. Mientras, en Sant Josep de sa Talaia, establecimientos como Hard Rock Hotel, en Platja d’en Bossa, Seven Pines Resort Ibiza, cerca de Platges de Comte, o el Club Cala d’Or, también aceptan animales como compañeros de habitación. En Sant Antoni de Portmany se encuentran Azuline Hotel Galfi, The Purple Hostel o el agroturismo Can Lluc donde no solamente son bienvenidos, sino que, además, cuentan con camas específicas, comederos y “chucherías” para que se sientan como en casa. En Sant Joan de Labritja pueden hospedarse en los establecimientos rurales de Atzaró, Ca n’Escandell, Can Pardal o Can Pere Sord, entre otros.  Y por último, en Santa Eulària des Riu, el hotel Aguas de Ibiza, el Parot Quality o el agroturismo Can Pere, son los enclaves idóneos para quienes deciden que las familias unidas, sean de la especie que sean, deben viajar siempre juntas. En total son 43 los alojamientos de distintas calidades y ubicaciones, disgregados por toda la isla, que permiten incluir en sus reservas a estos amigos fieles.

Así, Ibiza se convierte en el destino idóneo para descubrir “con correa” su magia y atardeceres desde el hotel hasta sus restaurantes, ya que la mayoría de estos permiten desayunar, comer o cenar con perros e incluso cuentan con bebederos para ellos, continuar el día de compras por sus tiendas, mercadillos y boutiques, donde también son bienvenidos o recorrer sus rutas de senderismo.

Para aquellos que buscan planes específicos para ellos existen además tres playas aptas para acudir con mascotas, dos en Santa Eulària des Riu y una en la ciudad de Ibiza, así como el parque canino Can Bosc de Llum, un espacio cerrado en el bosque donde los animales pueden disfrutar de actividades y juegos en manada.

Ibiza se convierte así en una isla abierta a todo aquel que quiera disfrutar del paraíso sin renunciar a la compañía de aquellos que llena de amor y felicidad sus vidas.