Portal Oficial de Turismo de Ibiza info@ibiza.travel

Asentamiento fenicio de Sa Caleta

El yacimiento fenicio de Sa Caleta se encuentra en una pequeña península entre la playa des Codolar y el monte des Jondal, es decir, en la costa sur de la isla. En el lado de Levante, la desembocadura de un torrente define un pequeño puerto o embarcadero que está relativamente protegido de los vientos del norte y del oeste.

Este embarcadero, que los fenicios ya utilizaban, todavía está en uso. Sa Caleta es un establecimiento de carácter urbano y su gran envergadura puede compararse a otros poblados similares del sur de la península Ibérica. El origen del establecimiento se remonta a finales del siglo VIII a.C., aunque es posible que en un principio Sa Caleta fuese una especie de base provisional y estacionaria, tanto para prospecciones económicas y geográficas en las mismas Pitiusas (Ibiza y Formentera), como para los intercambios que desde el sur de la península Ibérica se realizaban con las costas del este y el noroeste peninsular, incluso con el Mediterráneo central. En torno al año 600 a.C., el asentamiento fue completamente abandonado. Según el registro arqueológico, el abandono fue llevado a cabo de una forma planificada y pacífica y, en concordancia con los datos arqueológicos, sería posible que el numeroso contingente humano de Sa Caleta se trasladara a la bahía de Ibiza y que, a partir de este momento, surgiese la ciudad que ha perdurado hasta la actualidad. La organización urbana de Sa Caleta en conjunto obedece a un sistema basado en la yuxtaposición de estancias, desordenadas en lo que se refiere a la orientación entre ellas mismas y con los puntos cardinales. Entre las diferentes unidades quedaban espacios de paso, a modo de callejuelas y también espacios o placitas no demasiado grandes, que podemos calificar como comunales.

También encontramos dos hornos de planta circular, de unos 2 m. de diámetro, que se situaban en los lugares comunales. En su mayoría, las estancias tenían hogares de carácter doméstico y, además, otros puntos donde se improvisaban fuegos para el fundido de la galena argentífera. El tratamiento de este mineral era algo generalizado entre los ocupantes del establecimiento de Sa Caleta, mientras que otras industrias metalúrgicas eran objeto de una mayor especialización, como fue el caso del hierro y del bronce. Por otro lado, hay indicios de que los fenicios de Sa Caleta tenían una actividad agrícola y ganadera, al igual que de pesca, juntamente con la recogida de mariscos y crustáceos. Otro factor económico muy importante fue la explotación de la sal.

El yacimiento fenicio de Sa Caleta fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999.

Dirección: Sa Caleta

Nueva búsqueda