Portal Oficial de Turismo de Ibiza info@ibiza.travel

Dalt Vila a ritmo de jazz

En las mágicas noches de finales de agosto, la ciudad de Ibiza se rinde al ritmo del mejor jazz. El baluarte de Santa Llúcia, en la ciudad amurallada de Dalt Vila, acoge el festival Eivissa Jazz que desde 1989 trae a la isla a los principales talentos de jazz locales e internacionales.

Durante tres noches de verano las murallas renacentistas de Dalt Vila, Patrimonio de la Humanidad, suenan a jazz. Las principales bandas locales y de nuevo cuño, además de artistas pioneros ya consagrados llegados de varios rincones del planeta, tocan en directo en un escenario único y privilegiado, el baluarte de Santa Llúcia.

Escenario de Eivissa Jazz
Escenario de Eivissa Jazz
Actuación en el festival
Actuación Mambo Jambo (autor: Eivissa Jazz)

En este festival tienen cabida todas las propuestas musicales, desde el jazz más puro pasando por el blues, el soul, el swing o el jazz fusión; un auténtico crisol de estilos y ritmos negros que laten al ritmo de la noche.

Entre las bandas y artistas locales incondicionales del festival destacan la Eivissa Jazz Big Band, La Marina Band, Vargas Blues Band, Ibosim Flamenco Jazz, Muriel Grossmann, Ángela Cervantes, Buesmafia i es Saligardos o el recientemente desaparecido Dave Jeffs. También brillan con luz propia algunas agrupciones musicales emergentes que encuentran en este escenario su plataforma para darse a conocer. Pero, sin duda, el plato fuerte del festival lo conforman las bandas internacionales que rubrican con nombre propio este certamen que gana adeptos año tras año. Algunas de las figuras más destacadas que han subido al escenario de Dalt Vila son China Moses, Ronald Baker, Tracey Reid, Jesse Davis o Mina Agossi.

El festival se complementa con otras actividades paralelas como cine de temática jazz, cursos, exposiciones y proyecciones que sirven para acercar al gran público este género musical que tiene en Ibiza su propia isla de creatividad.

Los conciertos de “Eivissa Jazz” permiten disfrutar de una velada musical mágica e irrepetible en un entorno único. Hay pocas experiencias más gratificantes que dejarse llevar por la mejor música en vivo bajo la luz de la luna cayendo sobre la ciudad amurallada.